A propósito del escándalo de Volkswagen

Si quieren poner las cosas en perspectiva, sólo piensen que el software del Large Hadron Collider tiene unas 50 millones de líneas de código frente a las 100 millones de líneas que tiene un carro lujoso.