El fin de la propiedad privada

John Deere, el fabricante de maquinarias de construcción y agricultura, y GM están intentando una jugada en las cortes que de resultarle bien va a ser de seguro copiada por los fabricantes de cualquier equipo con un computador dentro, desde una cafetera hasta un avión. Es decir, prácticamente todo objeto que opere con electricidad. La “brillante” movida de los abogados de John Deere fue decirle a la oficina de Copyright americana que los granjeros que pagaron por sus tractores, en realidad no son sus dueños (al menos no del software) y que más bien recibieron una licencia para operarlos durante su vida útil.

La propuesta tiene un tufo a Apple, Sony y otras más con sus movidas anti-jailbreaking. Esperemos que las cortes resuelvan a favor de los consumidores…