Qué hace que un juego sea divertido

Una de las charlas más brillantes que he visto. La explicación aplica a prácticamente todo lo que hacemos en la vida, desde preparar un café hasta el trabajo diario, pasando por programar en Linux y hasta por criar a un niño.  Si no tienen los diez minutos que dura, al menos lean los tres párrafos que la acompañan.