Destiny

Hoy finalmente lanzaron en cuatro cónsolas el juego más esperado del año, DestinyEl País dice que es el producto cultural más caro de la historia (suponiendo que edificios y museos no son “productos culturales”). Lo cierto es que con un costo de USD 380m, es increíble que los videojuegos sean ya algo tan mainstream que puedan levantar finaciamientos y “green lights” de tales magnitudes.  En lo personal no tengo planes de jugarlo.  Por ahora estoy esperando que saquen la versión PC de The Last of Us, el único juego que me ha llamado la atención en los últimos años.  ¿Alguno ha jugado algo interesante desde los maratones de Age of Empires?

Al margen de esto, esta semana descubrí una nueva palabra que seguramente estará en el vocabulario diario de nuestros hijos: esports