Surface

Al igual que Gabriel, el Kindle Fire no resultó ser lo que yo esperaba.  En mi caso, la queja es compartida con el resto de los tablets: la falta de teclado y de MS Office “nativo”.  Es cierto que el tamaño del Kindle es particularmente incómodo para escribir (muy grande para usar sólo los pulgares pero demasiado pequeño para usar todos los dedos).  El iPad no es mucho mejor.  No me acostumbro a que el “teclado” esté en el mismo plano que la pantalla.  Si lo acuesto sobre una mesa la imagen no me queda de frente y si lo inclino, las manos quedan en una posición incómoda para tipear.  Por supuesto, no necesito escribir en el tablet todo el tiempo, pero teniendo el un teléfono como el S4, los tablets no ofrecen demasiado más en cuanto a navegación o lectura.

En estos días un amigo me mostró su última compra, un MS Surface Pro.  Por lo poco que vi, donde los tablets fallan, el Surface cumple.  Teclado, touchscreen, lapiz (eso que la palm llamaba stylus), puertos USB 3.0 y MicroSD y, lo mejor de todo, sistema operativo de PC, en este caso Win 8.1.  La capacidad de correr Excel, PowerPoint y Word sin trucos ni emulaciones lo hace un substituto perfecto para mi laptop de la oficina.  Microsoft acaba de lanzar la nueva versión.

Como si fuera poco, el Surface tiene acceso a una tienda de apps estilo Apple Store, por lo que no estás limitado al típicamente caro software de PC.

Échenle un ojo porque ésta puede ser la mejor movida de MS en años.