Más sobre los carros sin conductor

Hasta ahora lo que había compartido sobre el tema se enfocaba sobre todo en los ángulos legales y las preguntas éticas.  Este artículo del Spiegel no abandona esas preocupaciones, pero incluye más información sobre las dificultades técnicas.

Una de las limitaciones actuales de la tecnología self-driving es la dificultad que tiene una computadora para reconocer objetos, cosa que los humanos hacemos sin esfuerzo.  Todavía faltan unos años para que una computadora sepa cuándo están frente a un objeto que puede arrollar (como un pedazo de cartón cruzando la autopista) y uno que no puede (como un coche de bebé).  Imaginen por ejemplo la reacción que tendrían al ver una pelota de fútbol atravesando la calle frente a ustedes.  Sin necesidad de pensarlo, saben que es muy probable que detrás venga un niño.  No sólo esquivarían el balón sino evitarían impactar con un niño que aún no se ve.  Para una PC no es tan fácil.

Otra limitación interesante la da la tecnología de barrido de láser que mapea todo lo que está alrededor de un carro sin conductor.  ¿Cómo se comportaría esta tecnología durante una gran nevada o lluvia?