Profiling

Los que tenemos edad suficiente como para haber tomado un avión antes del 2001 sabemos lo mucho que ha cambiado la experiencia luego del 9/11.  Filas interminables, rayos x, limitaciones sobre lo que se puede llevar o sacar el laptop, ipad y hasta los zapatos son algunas de las medidas a las que estamos expuestos rutinariamente.  Incomodidades que se traducen en millones de horas hombre perdidas al año.

Para simplificar el tema y facilitar la captura de potenciales terroristas, más de una vez he oído gente que sugiere definir un perfil de terrorista “típico” y enfocar la seguridad extra en gente que cumpla con él (por ejemplo, hombre joven con fenotipo árabe viajando sólo).  En este artículo, Bruce Schneier da claras razones por las que esta idea (“profiling” en inglés) que suena tan intuitiva es no sólo muy mala sino hasta contraproducente y puede ponernos a todos en mayor peligro.