Salvando Netflix

Continúa la saga Netflix y con ella mi fascinación sobre el tema.  Luego de la apuesta por el crowdsourcing y del escandaloso error al tratar de separar el negocio de DVDs por correo del streaming, le toca el turno a un intento por convertir la empresa en productor de series originales.

Está claro que desde hace unos diez años vivimos en la edad de oro de las series de cable.  The Wire, Deadwood, Breaking Bad, Generation Kill, Game of Thrones y The Sopranos lo certifican.  Lo que no está claro es cuán fácil es repetir los éxitos de HBO.  Varios canales abiertos (FOX, NBC) y de cable (Showtime, AMC) lo han intentado con resultados no siempre alentadores.  En el caso específico de Netflix, mi apuesta es a que lo van a hacer bien.  Por lo pronto firmaron a David Fincher (Seven, Fight Club, The girl with the dragon tattoo) para hacer un par de temporadas de House of Cards, un drama político.

Ya veremos qué tal les va, pero las cosas se siguen poniendo interesantes con Hulu y Amazon haciendo la misma apuesta.