Increíble que Santorum tenga pulso

Ayer Rick Santorum, el candidato que va segundo en las primarias republicanas en USA, ganó en dos estados de los más gordos, retrógrados, racistas e ignorantes de la unión (no es mi propia intolerancia, son datos estadísticos): Alabama y Mississippi.

La propuesta de Santorum es increíble, no solo porque está totalmente desfasada con los tiempos, si no porque no va en un país como Estados Unidos. Pero al fin y al cabo no puede estar tan desfasada: va segundo en la carrera.

Pero para tener una idea de quien es Rick Santorum y que piensa: cree que debe ser obligatorio enseñar “intelligent design” (un eufemismo para creacionismo) al lado de la teoría evolutiva. Es decir, meter religión en las escuelas por la puerta falsa. Lo propone como “teoría” y no es más que magia divina con cero fundamento, excepto un libro de cuentos llamado Biblia, es decir cero fundamento.

Segundo tema: está en contra de los métodos anticonceptivos. Entiendo que esté en contra del aborto, el debate de si es o no matar una vida humana nunca terminará, pero condones y pastillas? Es anacronista como pocas veces he visto. Él tiene 7 hijos, cosa que no me dice que es fértil sino que tienen problemas de autocontrol, como el gordo que no puede mantener una dieta.

Es intolerante: le negó la confirmación a Robert Gates como Secretary of Defense porque estaba dispuesto a hablar con radicales islámicos. Solo por querer conversar. Preocupante. Como parte de su intolerancia también está que se oponga a gay marriage de la forma que lo hace. Otro tema controversial, con claras opiniones divididas, pero referirse a eso como “bestiality” y “sodomy” también es preocupante.

A mi me cae mal. Pesado, self-righteous (si alguien me da una buena traducción de esta extraordinaria frase en inglés les agradezco), cucufato religioso, anacronista, demasiado pro-business, meloso.

Que no soprenda, con todo esto en mente, que ganó en dos estados de los más gordos, retrógrados, racistas e ignorantes de la unión.