Oh, Davos…

Imposible evitar esa sensación de envidia/desprecio/curiosidad/desinterés que produce la reunión anual del World Economic Forum. Muy buen artículo en el New Yorker que describe perfectamente el aire que se respira en el pueblo Suizo (o al menos el aire que los que no hemos ido creemos se respira…).